El contemplador


Aunque no venga muy al caso, dejaré aquí unas palabras de Diderot:

“Veo el mármol de las tumbas hacerse polvo. !Y no quiero morir! !Y envidio un ligero tejido de fibras y de carne, una ley general que se ejecuta en el bronce! Un torrente arrastra unas naciones sobre otras al fondo de un abismo común; yo, yo solo, quiero detenerme en la orilla y hender la ola que pasa junto a mí.”